Estancia au pair en las afueras de la ciudad

La granja Viehbrook se encuentra en una zona rural del norte de Alemania, a una hora en coche de Hamburgo. A pesar de ser una zona apartada de la urbe, la familia propietaria de esta casa ha acogido ya a dos au pairs y las experiencias han sido un éxito. 

Au-pair mit Kindern
, en Familias de acogida

La familia Voß-Rahe ha invertido mucho tiempo, energía y entusiasmo en la casa rural de Viehbrook, una antigua granja en la zona rura de Schleswig-Holstein, un nuevo proyecto que combina agricultura, formación, gastronomía, ocio y turismo. Trabajar en todos estos ámbitos a la vez supone mucho esfuerzo y trabajo, y con el nacimiento de su segundo hijo, se hizo todo aún más complicado. Por eso, en verano de 2017, la familia decidió probar la experiencia au pair, la cual resultó ser todo un éxito. 

"Al principio, la idea no me convencía mucho pero siempre me pareció una experiencia emocionante", cuenta Kristen, la madre de acogida. "No sabes lo que esperarte". Así que, decidí informarme antes a través de aupairworld.com y empecé con la búsqueda de au pair. La familia quedó muy contenta con el sistema de búsqueda de la página web: "No hay sitios mucho más rurales que donde vivimos nosotros. El filtro de búsqueda de EasyFind nos fue de gran ayuda a la hora de encontrar una au pair que no quisiera irse a una gran ciudad".

La familia es lo que importa

Viehbrook es una zona muy rural. Desde la ventana del escritorio de Kristen Voß-Rahe se ve campo, lagos y bosque. Las dos au pairs que ha tenido la familia hasta ahora venían de ciudades pequeñas de España y Francia. Para ellas, lo más importante no era la ciudad, sino la familia con quien vivirían su experiencia au pair. Ambas au pairs hicieron un curso de alemán por las tardes en la ciudad más grande y próxima a Viehbrook. No se sacaron ningún certificado de idioma pero aprendieron mucho con una profesora ya jubilada quien centraba toda su atención en sus alumnos que organizaba en grupos reducidos.

Los peques de la familia, que por entonces tenían un año y medio y tres años y medio, aprendieron mucho de ambas au pairs, afirma Krirsten. "Nuestra au pair española era muy extrovertida y no le costó nada adaptarse a su nueva vida. La au pair francesa, a pesar de ser un poco más reservada y tímida, tampoco tardó mucho en hacerse hueco.

Se crean vínculos más estrechos

Kirsten no cree que vivir en una zona rural sea un incoveniente para conocer gente nueva. "Nuestros familiares y amigos muestran especial interés en conocer a nuestras au pairs y siempre las han acogido muy bien. Si el au pair es una persona abierta y extrovertida, está claro que no le costará hacer amistades incluso en las zonas rurales apartadas de la gran metrópolis. De hecho, es una ventaja ya que en las grandes ciudades uno suele pasar desapercibido entre la multitud."

×

Inicia sesión en AuPairWorld

¿Todavía no tienes un perfil?
Registrarse es sencillo y gratis

Regístrate como au pair
Registraos como familia de acogida
¿Ya te has registrado?
Conéctate al perfil