Vacaciones en familia y el au pair, ¿cuál es la mejor opción?

La rutina del hogar se ve modificada cuando una familia se prepara para irse de vacaciones. Si pensáis con perspectiva, podréis encontrar el papel adecuado del au pair durante este periodo.

La familia y su au pair en la playa haciendo paddling

Todos los viajes de vacaciones requieren una planificación por adelantado. Es necesario elegir un destino y reservar un alojamiento. Se deben tener en cuenta las expectativas y deseos tanto de los pequeños como de los mayores de la casa. ¿Dónde encaja un au pair en todo esto?

Hay varias cuestiones relacionadas con los au pair que las familias deben tener en cuenta a la hora de planificar sus viajes familiares. Vamos a analizarlas una a una.

¿Viajará el au pair con vosotros?

El objetivo es tratar al au pair como un miembro más de la familia. ¿Eso quiere decir que tiene que acompañaros en vuestro viaje familiar (al igual que vuestros hijos)?

Cuando todo va bien, el periodo de vacaciones en familia fomenta una mayor interacción y permite mejorar los vínculos entre sus miembros. Además, es una gran oportunidad para proporcionar nuevas experiencias de enriquecimiento cultural al au pair. También es una gran oportunidad para conocer mejor al au pair y viceversa, ya que pasaréis más tiempo juntos. Pero si el au pair no está cómodo con el destino y las actividades previstas, no ganaréis nada por tener un miembro adicional en el viaje.

Esta es la cuestión más básica que hay que plantearse: ¿el au pair os acompañará en el viaje familiar o no? Como padres anfitriones debéis hablar sobre este tema con vuestra au pair y tomar una decisión con la que todos os sintáis cómodos. Dependiendo de lo que se decida en consenso, surgirán otras muchas cuestiones que también tendréis que resolver.

Hoy nos centraremos en aquellos casos en los que los au pair se van de vacaciones junto a sus familias. En otro artículo, nos centraremos en qué hacer cuando la au pair no acompaña a la familia en su viaje.

Si el au pair se une a la familia en vacaciones...

  • ¿Irá para trabajar (cuidando a los niños) o de vacaciones (como el resto de la familia)?

Esta es la primera cuestión que debes plantearte antes de hablar con el au pair, ya que puede convertirse en un asunto difícil de gestionar.

Si el au pair va a cuidar a tus hijos de forma regular durante las vacaciones, es importante que le transmitáis una idea clara y exacta de qué tipo de papel y funciones va a desempeñar, para que él o ella pueda tomar una decisión pensada de si realmente quiere ir o no. Así tampoco habrá sorpresas desagradables, ni para vosotros ni para vuestro au pair. En términos de horas de trabajo y salario, todo debería seguir como de costumbre. El au pair no debe trabajar más de lo habitual y debe recibir la misma paga que siempre. Además, el au pair sigue teniendo derecho a vacaciones, por lo que tendréis que pensar en otras soluciones para cuidar de los niños cuando el au pair disfrute de ellas.

Si, por el contrario, queréis que el au pair se vaya de vacaciones con vosotros para tener vacaciones también, os recomendamos que le dejéis unos días para que se lo piense. Tal vez prefiera irse de vacaciones por su cuenta o con amigos o quizá volver a casa. Debéis respetar su decisión al respecto. Del mismo modo, también sois libres de decirle al au pair que queréis iros de vacaciones por vuestra cuenta. La clave está en hablar del tema con suficiente antelación, incluso antes de comenzar la estancia (antes de firmar el contrato puede ser el momento perfecto). En cualquier caso, si el au pair va a irse con vosotros, explicadle bien que las vacaciones en familia es para estar juntos, lo que implicará también jugar con los niños. Aparte de eso, también debe quedarle claro que esos días de vacaciones cuentan como parte de sus días de vacaciones.

Por último, debéis comprobar si el destino que habéis elegido implican trámites de visados para el au pair. Quizá vosotros no lo necesitéis, pero sí el au pair.

  • ¿Tendrá el au pair su propia habitación en el alojamiento?

Durante la estancia, es un requisito básico que el au pair tenga una habitación propia.¿Y en vacaciones? Si el au pair está trabajando, puede ser importante que tenga su momento de privacidad para desconectar en su tiempo libre. Esto resultará más sencillo si tiene su propia habitación. Por otro lado, reservar una habitación adicional es obviamente un aumento en los costes de las vacaciones. ¿Cuál es entonces la mejor manera de proceder? Una vez más, es esencial hablarlo entre la au pair y la familia para llegar a un acuerdo en común. En función de la relación que tengáis, podría ser factible improvisar un poco y encontrar una solución que no requiera grandes gastos pero que siga ofreciéndole a tu au pair la privacidad que necesita y merece sin tener que reservar una habitación adicional. Tendréis que hablar de ello y elaborar un plan. ¿Quizá alquilar un apartamento resultaría más sencillo que un hotel?

  • ¿Quién cubre los gastos del au pair durante el viaje?

Si el au pair os acompaña en el viaje para trabajar, tendréis que correr con todos sus gastos (billetes de avión, alojamiento y comidas), además de su salario habitual. Obviamente, si el au pair quiere comprar algunos recuerdos del viaje, ella es la que tiene que pagarlos.

Si os acompaña como un miembro más de la familia y no para trabajar, es necesario aclarar qué gastos se incluyen y cuáles no. Sería lo normal que vosotros pagaseis el viaje y el alojamiento, pero ¿qué pasa con las comidas y los aperitivos de la piscina? Una vez más, no hay una respuesta correcta a esta cuestión. Tienes que prever cuál será el coste y analizar si queréis asumirlo, para luego hablar del tema con el au pair. AuPairWorld recomienda básicamente que todas las actividades o comidas estén cubiertas por la familia. Por ejemplo, si la familia está cenando en un restaurante y la au pair no puede pagárselo, ¿sería lo correcto dejar que cenara sola en otro sitio?

  • ¿Qué pasa si el au pair está de vacaciones y la familia quiere que cuide a sus niños durante una noche?

Es más que normal que los padres quieran disfrutar de una cena a solas. Cuando el au pair está además con la familia, incluso si ella está para descansar también, resulta aún más apetecible. Como todos los temas durante la estancia, es necesario que tengáis confianza con el au pair y le preguntéis directamente si no le importa cuidar de los niños una noche, pero debéis discutirlo con anterioridad. Pensad también que ella también querrá salir alguna noche a tomar algo a solas.

A pesar de lo complicado que pueda resultar, todo será más sencillo si tanto la familia como el au pair asumen el principio del "toma y daca". ¡Solo nos queda desearos unas felices vacaciones con el au pair! 

¿Os habéis ido con el au pair de vacaciones? ¡Compartid vuestra experiencia con nosotros!

Comparte tu opinión

Envíanos tu opinión sobre los artículos u otros temas que consideres importantes.

Escríbenos

Boletín de noticias

Suscríbete y recibe las novedades del blog de AuPairWorld.

Apúntate